Te seguiré buscando hasta el último día de mi vida

7266

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., 11 de mayo del 2018.- Han trascurrido ocho años de la desaparición de Pamela Portillo Hernández ocurrida el 25 de junio del 2010 en uno de los retenes de la Operación Conjunta Chihuahua a raíz de eso su madre Lourdes Hernández continúa buscándola.

Los últimos instantes en que Pamela tuvo comunicación con su madre, ella le dijo que estaba en un retén donde estaban verificando que su vehículo no fuera robado, que no había problema, pero desde ese momento en que llamó nunca se volvió a saber nada de su paradero, ni del militar que la acompañaba.

Pamela desapareció la madrugada del 25 de julio del 2010 alrededor de las 2 de la mañana cuando iba en compañía de Alberto Bautista, perteneciente al área de inteligencia del 23 Batallón de Infantería de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Pese a que se le han llevado pruebas a las autoridades, incluyendo los nombres y direcciones de varios involucrados entre ellos dos elementos de la desaparecida CIPOL, a ocho años de lo ocurrido no se ha detenido a nadie, mucho menos se ha dado a conocer información que los lleve a la detención de los involucrados o autores intelectuales del hecho.

Hernández Alarcón señaló que a lo más que ha llegado la Unidad Especial de Investigación Personas Ausentes o Extraviadas, de la FGE fue la publicación en un desplegado de recompensa para quien proporcione información verídica que ayude a localizar a la joven, con la cantidad de 200 mil pesos.

De acuerdo con los hechos y las investigaciones preliminares del caso, fue el domingo 25 de julio del 2010 cuando Pamela Leticia desaparecieron luego de haber terminado su turno de trabajo y según las declaraciones de sus amigos iría a un centro nocturno llamado “El Cantabar”.

Un amigo de Pamela, el teniente del Batallón de Infantería de la V Zona Militar Juan Alberto Bautista, al salir del bar ofreció escoltarla, por precaución, indica su madre Lourdes Hernández.

De acuerdo  con información proporcionada en ese momento por la SEDENA, Juan Alberto Bautista “manejaba una camioneta blanca, viajaba solo y detrás la seguía Pamela en un auto compacto, pero a la altura de la avenida Pacheco y calle J.J. Calvo pararon la marcha cuando fueron sorprendidos por un grupo de hombres armados, las pistas señalan que eran agentes de la desaparecida CIPOL, incluso se habla que fueron captados por cámaras de seguridad pública colocadas en esa vía”, refirió la madre de Pamela.

Desde el momento en que ya no supe más de mi hija, la vida ha sido muy difícil “esto no es un duelo que pueda curarse, un estar pensando como esta, come está bien o mal, siempre ha sido lo mismo, me levanto y despierto pensando en ella”, expresó Lourdes Hernández Alarcón.

Han trascurrido los años y las pequeñas hijas de Pamela han crecido al lado de su abuela, pero lejos de su madre con la esperanza de algún día encontrarla y al fin poderla abrazar por ese motivo, Lourdes envía un mensaje a los testigos de la desaparición de su hija le dijera algo, le diera algún indicio de lo que ocurrió con su hija, “yo jamás revelare mi fuente, solo quiero recuperar a mi hija”.

Hasta el final de mi vida seguiré buscando a mi hija por eso estamos esperando y donde quiera que ella este nosotros vamos a llegar a donde esta ella, aseguró la madre de Pamela quien dentro del mensaje a su hija le desea que pase un feliz día de las madres en espera que pronto puedan estar reunidas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*