Puerto Rico: El preferido del béisbol de Grandes Ligas

55

SAN JUAN, Puerto Rico — Con los dos encuentros de martes y miércoles entre los Indios de Cleveland y los Mellizos de Minnesota en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, se elevará a 50 el total de partidos oficiales de Grandes Ligas que se han celebrado en Puerto Rico desde el 2001, por mucho la mayor cantidad en un territorio latinoamericano y solamente detrás de Canadá en lugares fuera de Estados Unidos.

La serie, que estaba programada para jugarse en Minnesota originalmente, tendrá a cuatro puertorriqueños en acción: El torpedero Francisco Lindor y el receptor Roberto Pérez, por Cleveland, y el lanzador José Orlando Berríos y el jardinero Eddie Rosario, por Minnesota. Berríos abrirá por los Mellizos el miércoles, un partido que será transmitido por ESPN para Estados Unidos y Latinoamérica.

“Es mucha la emoción, pero solo pienso en tratar de divertirme y apreciar el momento. No mucha gente tiene la oportunidad de abrir un encuentro de Grandes Ligas delante de su gente, voy a agradecer a Dios y disfrutarlo al máximo”, dijo Berríos, quien declinó el honor de abrir el partido inaugural de los Mellizos el 29 de marzo para que le tocara comenzar uno de los partidos en la Isla del Encanto.

“Significa mucho para mí. Gracias a las Grandes Ligas, a los Indios de Cleveland, a los Mellizos, por brindarme esta oportunidad. Jugar partidos de Grandes Ligas en tú propia casa, no es algo que ocurre diariamente”, dijo Lindor, un dos veces Todos Estrellas y ganador de un Guante de Oro en sus primeras cuatro temporadas con la tribu.

Se espera un lleno completo en el estadio con capacidad para un poco más de 19 mil espectadores y temperaturas cercanas a los 80 grados fahrenheit durante los dos días. El clima ha sido un tema para los equipos del centro de Estados Unidos en las primeras dos semanas de la serie regular, cuando se cancelaron 24 compromisos por agua o nieve, incluyendo nueve entre domingo y lunes.

Mientras los Indios no jugaron el domingo, los Mellizos no han visto acción desde el jueves y tuvieron cuatro posposiciones en sus primeras 15 fechas.

Roberto Alomar: ‘Me llena de orgullo que haya tantos peloteros boricuas’

El inmortal camarero no pudo ocultar su emoción con la serie que estarán disputando los Mellizos de Minnesota y los Indios de Cleveland en Puerto Rico.

“No es fácil jugar en el frío, todos deben estar contentos de estar en este hermoso clima de Puerto Rico. Los puertorriqueños, los latinos, los norteamericanos, todos deben estar contentos”, dijo Roberto Alomar, un intermedista ganador de 10 Guantes de Oro que fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown en el 2011.

Desde hace más de 80 años, Puerto Rico ha sido la casa más habitual de Grandes Ligas, fuera de Estados Unidos y Canadá, primero para juegos de exhibición, y en las últimas dos décadas, para juegos oficiales del calendario de la serie regular.

El primer partido de calendario oficial de las ligas mayores en Puerto Rico también fue el primero de la temporada del 2001. El domingo primero de abril, cerca de 20,000 fanáticos (exactamente 19,891) ocuparon todos los asientos del renovado Hiram Bithorn para ver a los “locales” Azulejos de Toronto aplastar 8-1 a los Rangers de Texas en un choque vespertino.

El jardinero Shannon Stewart y el antesalista dominicano Tony Batista pegaron jonrones, el inicialista puertorriqueño Carlos Delgado impulsó una carrera y el torpedero floridano Alex González agregó tres hits para apoyar el gran pitcheo del abridor mexicano Esteban Loaiza (7IP 9K 1ER) y tres relevistas de los Azulejos. El receptor Iván Rodríguez, entonces un futuro Salón de la Fama, se fue en blanco por Texas.

Ese encuentro marcó el debut con los Rangers para el torpedero dominicano Alex Rodríguez, quien había firmado un contrato de 10 años y $252 millones de dólares, el más grande de la historia en ese momento, durante el invierno anterior. “A-Rod” se fue de 4-2 con carrera anotada en el encuentro y terminó la temporada bateando .318 con 52 jonrones, 135 impulsadas y 133 anotadas.

Después que los Expos de Montreal promediaron 7,647 fanáticos por juego en la temporada del 2001 y 9,048 en 2002 y su futuro inmediato estaba en el limbo — entre ser reubicados o eliminados — la MLB, que había comprado la moribunda franquicia, decidió que jugaran una porción de su calendario local en Puerto Rico para las campañas del 2003 y 2004.

En total fueron 44 juegos, 22 por año. En el 2003, los Expos jugaron 10 veces en abril (contra Mets de Nueva York, Bravos de Atlanta y Rojos de Cincinnati), seis en junio (Angelinos de Los Angeles y Texas) y seis en septiembre (Marlins de Miami y Cachorros de Chicago) en el Hiram Bithorn, donde asombrosamente, pese a los altos precios de las entradas y la cantidad de cotejos, promediaron 14,222 fanáticos por día.

Esa cifra fue suficiente para garantizar un retorno la próxima temporada. En el 2004, Montreal recibió a Mets (9-11 de abril), Marlins (13-15 de abril), Cerveceros de Milwaukee (18-20 de mayo), Gigantes de San Francisco (21-23 de mayo), Toronto (2-4 de julio), Atlanta (5-7 de julio) y Piratas de Pittsburgh (8-11 de julio).

Antonio Múñoz, presidente de MB Sports, la empresa que tuvo la responsabilidad de traer los Expos y todos los otros eventos importantes de béisbol (como el Clásico Mundial y la Serie del Caribe) a San Juan, sometió una propuesta formal a la oficina del comisionado para convertir a Puerto Rico en la casa definitiva del conjunto y aunque la misma fue considerada seriamente, no tuvo muchas oportunidades contra las otras plazas norteamericanas que aplicaron para adquirir la franquicia.

El 29 de septiembre del 2004, los Expos jugaron su último partido en Montreal, se mudaron a Washington en 2005 bajo el nombre de Nacionales y cuatro años después inauguraron un nuevo estadio de $800 millones de dólares y ya no necesitaron más una casa alterna en el Caribe.

“Esos partidos de Montreal en Puerto Rico impactaron a muchos niños que hoy somos hombres adultos. Muchos decidimos que queríamos ser peloteros después de esos juegos”, dijo Lindor durante su visita del lunes a una escuela en Gurabo, al sureste de San Juan.

El torpedero de los Indios de Cleveland se muestra emocionado al volver a su ciudad natal y a la escuela donde pasó la enseñanza elemental.

“Cuando los Expos vinieron y jugaron aquí, yo soñé que algún día también podría jugar aquí con un uniforme de Grandes Ligas”, dijo Lindor. “veía como salían los jugadores puertorriqueños de la cueva, como la gente los aplaudía. Fue algo grandioso”, agregó.

“Mis mayores sueños son ganar una Serie Mundial, el Clásico Mundial de Béisbol y jugar en Puerto Rico. Aún no he logrado los dos primeros, aunque estuve cerca, pero estoy en mi país jugando partidos de Grandes Ligas. Estoy feliz”, dijo Lindor.

Pasaron seis años antes de que MB Sports montara otra serie, ahora entre Mets y Marlins (del 28 al 30 de junio de 2010), que estaba programada originalmente para jugarse en el sur de La Florida.

Miami ganó los primeros dos partidos y los Mets se quedaron con el tercero. 55,678 fanáticos respondieron al llamado para ver jugar, principalmente, a los boricuas Ángel Pagán, Alex Cora y Pedro Feliciano, de los Mets, y Giancarlo Stanton, de los Marlins, cuya abuela materna es puertorriqueña.

El año pasado, las ligas mayores programaron una serie entre los Marlins y los Piratas para el mes de mayo, pero la misma fue cancelada debido al temor de algunos jugadores a contraer el virus del Zika. Los encuentros formarían parte de la celebración del “Día de Roberto Clemente”, el mayor héroe deportivo de la isla y uno de los jugadores latinoamericanos más importantes de todos los tiempos.

La cancelación de un evento que ya estaba promocionado y vendido fue lo que motivó a la oficina del comisionado a forzar que el último acuerdo laboral colectivo con la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas garantizara a la gerencia el poder de programar encuentros en Puerto Rico, México, República Dominicana y Londres, capital de Inglaterra, sin la necesidad de consultar a la unión.

Los Padres de San Diego y los Dodgers de Los Angeles jugarán tres compromisos del 4 al 6 de mayo en Monterrey, lo que marcará el regreso de partidos oficiales de Grandes Ligas a México, tras una ausencia de casi 20 años. San Diego jugó una serie de tres juegos con los Mets en 1996 y con los Rockies de Colorado en el juego inaugural de la temporada de 1999, también en Monterrey.

En marzo pasado se reportó que MLB está completando los detalles de un acuerdo para llevar a los populares Medias Rojas de Boston y Yankees de Nueva York a jugar dos encuentros, el 29 y 30 de junio, en el Estadio Olímpico de Londres. De completarse el negocio, sería la primera vez que Medias Rojas y Yankees se miden fuera de Estados Unidos y sería el debut de las Grandes Ligas en Europa.

La MLB realizó ocho encuentros oficiales en Tokio, la capital de Japón, dos por año en 2000, 2004, 2008 y 2012, y abrió la temporada del 2014 con dos encuentros entre los Dodgers y los Diamondbacks de Arizona en Sidney, capital de Australia, pero ningún otro lugar fuera de las sedes naturales de los 30 clubes de Grandes Ligas, ha tenido más juegos del big show que la pequeña isla caribeña.

En esta ocasión, los partidos tienen un sabor especial. Puerto Rico, que es un estado libre asociado a Estados Unidos, fue devastado por un huracán en septiembre pasado. Aunque se ha hecho un trabajo extraordinario para reconstruir el país, una gran porción de la población aún sufre las consecuencias del desastre.

“Estos dos juegos de temporada regular mostrarán al mundo que estamos abiertos para los negocios”, dijo Anaymir Muñoz Grajales, vicepresidenta de MB Sports.

“Estamos entusiasmados de tener a los Mellizos y los Indios jugando frente a una casa llena en el Estadio Hiram Bithorn. Puerto Rico está listo para recibir admiradores de todas partes para disfrutar de nuestra hospitalidad y todo lo que la isla tiene para ofrecer”, agregó Muñoz Grajales.

“Estamos de pie, ese debe ser el mensaje”, dijo Alomar durante una clínica para niños que organizó el programa RBI de Grandes Ligas en Hiram Bithorn el lunes, después de las prácticas opcionales que sostuvieron Indios y Mellizos en el parque capitalino.

Enrique Rojas

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.