Peña: no puede haber “perdón ni olvido” para delincuentes

95

Por: La Jornada.

Tecalitlán, Jal., 16 de enero del 2018.- En la lucha contra la delincuencia organizada y para que la sociedad cuente con seguridad y justicia, no puede haber perdón ni olvido, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto.

Por el contrario, la tarea del gobierno es mantener la lucha contra los criminales con firmeza y determinación. Así se hará hasta el último día de esta administración, sostuvo durante la inauguración de las instalaciones del 79 batallón de infantería y su unidad habitacional en esta ciudad.

Explicó que la presencia del Ejército en esta zona limítrofe entre Jalisco y Colima tiene el objetivo de cerrar el paso a los grupos criminales que dañan la tranquilidad y el patrimonio de las familias.

Esa es la principal obligación de un gobernante: cumplir y hacer cumplir la ley.

Por eso, no cabe el borrón y cuenta nueva, porque dejar hacer y dejar pasar a los criminales significaría fallarle a la sociedad y traicionar a México, dijo, con lo que sin mencionarlo de manera directa se refirió al planteamiento que en días pasados hizo en este sentido el precandidato de Morena a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador.

En este acto acompañaron al Presidente su esposa, Angélica Rivera; los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y de Gobernación, Alfonso Navarrete, así como el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, entre otros funcionarios, y cientos de soldados y sus familias, ante quienes resaltó que desde el inicio de su gobierno se ha hecho lo que nos corresponde en la lucha contra las organizaciones delictivas y lo seguiremos haciendo con firmeza y determinación hasta el último día de esta gestión.

También reiteró su apoyo y agradecimiento a la labor que soldados y marinos realizan en la protección de la ciudadanía.

Su autoridad moral está por encima de coyunturas y visiones de corto plazo, les dijo.

El mandatario explicó que la nueva infraestructura militar se suma a otras 17 de este tipo que se han instalado en los pasados cinco años en diversas entidades.

Son la respuesta a la amenaza que representa la delincuencia organizada y todos conocemos la magnitud del reto que significa para las autoridades de los tres órdenes de gobierno en materia de seguridad en Jalisco y a escala nacional.

Enseguida se refirió a la Ley de Seguridad Interior –sobre cuya constitucionalidad se pronunciará la Suprema Corte de Justicia de la Nación– y señaló que desde hace más de una década la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad ha sido una necesidad del Estado para hacer frente a la debilidad institucional de muchas corporaciones policiacas locales.

De ahí la importancia de regular su actuación. Peña Nieto también puntualizó que el trabajo de los institutos armados en materia de seguridad pública es subsidiario y temporal, en tanto los gobiernos estatales fortalecen y consolidan sus organismos policiales.

Con esa finalidad, una de las tareas asignadas al nuevo secretario de Gobernación es colaborar en la puesta en marcha del Modelo Óptimo de Función Policial, con el cual habrá mejores resultados, dijo.

Mientras tanto, los soldados, pilotos y marinos continuarán sus labores de protección del territorio nacional, auxilio a personas afectadas por desastres y en la lucha para recuperar la paz y la tranquilidad de las familias.

Nuestros institutos armados son un sólido pilar de estabilidad, certidumbre y confianza para el desarrollo nacional. Es su aporte al bienestar y progreso del país, apuntó.

El estado de salud del Presidente

Al llegar al nuevo batallón de infantería, el Presidente pasó frente a la zona asignada a los reporteros que le preguntaron por su estado de salud, luego de que el pasado viernes él y varios miembros de su gabinete tuvieron problemas oculares y en la piel.

Peña Nieto aseguró estar bien y sonriendo dijo: no los veo. De inmediato una señora del auditorio le preguntó: ¿a nosotros sí nos ve?

La respuesta del jefe del Ejecutivo fue: a ustedes sí; a ellos (los reporteros), no y se alejó entre risas. Terminado el acto, el mandatario utilizó anteojos oscuros.

Antes de viajar de regreso a Ciudad de México, el mandatario se acercó al área de prensa en el avión presidencial para confirmar que está bien. Dijo que el fin de semana lo pasó con los ojos irritados, pero ya estamos al mil por ciento.

www.lajornada.unam.com.mx

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.