Nueva estrategia de Bill Belichick

88

FOXBOROUGH — Los métodos que han convertido a Bill Belichick en uno de los coaches más exitosos en la historia del fútbol americano siguen evolucionando, y ha presentado uno nuevo para el 2018: los novatos de los New England Patriots portan números al azar, no permanentes, durante las sesiones de primavera.

Por eso es que el corredor Sony Michel, recluta de primera ronda procedente de Georgia, portaba el N° 51 durante la sesión parte de las actividades organizadas del equipo este martes.

Ese número es ilegal para corredores en partidos, de acuerdo a las reglas de la NFL (se permiten del 20-49 para la posición), lo que resalta el punto que hace Belichick ante sus rostros nuevos.

“Realmente no estoy muy preocupado por todas esas cosas importantes como los números y el color de guantes que usas”, dijo Belichick este martes. “No está realmente al tope de la lista ahora. Tratando de aprender fútbol americano, tratando de convertirnos en un equipo, tratando de mejorar cada día; ahí es donde realmente está nuestro enfoque”.

El modo en que Belichick conjunta a un equipo para alcanzar una meta es a menudo notable. En años pasados, ha tenido a jugadores entrenando sin números durante toda la primavera, un método que los obligó a conocerse mejor e incrementar su nivel de comunicación. El ex entrenador en jefe de los Pittsburgh Steelers, Chuck Noll, hizo algo similar.

Pero la NFL ha vetado esa práctica desde entonces, por lo que Belichick, como hace a menudo, la ha dado un giro.

Por ello, el quarterback novato Danny Etling (séptima ronda, LSU) portaba un jersey rojo de no contacto con el N° 58 en la sesión del martes. Eso no se permitiría en un partido.

“Mi primer número de fútbol americano en la escuela fue el 28, así que eso es lo más cercano que había llegado”, dijo Etling del inusual número.

Todos los reclutas de draft portaron jerseys con los números en los 50s el martes –el N° 56 (Andre Tippett) y N° 57 (Steve Nelson) no fueron empleados porque alguna vez fueron utilizados por miembros del Salón de la Fama– mientras que los novatos no reclutados portaron números en los 60s y 70s.

Así que fue inusual ver a Braxton Berrios, el receptor abierto de la Universidad de Miami seleccionado en la sexta vuelta, portando el N° 55.

Y hubo una instancia en la que los bizarros números parecieron afectar el juego sobre el campo. Cuando el quarterback Brian Hoyer miró campo abajo y vio al corredor James White enfrentando a un defensivo con el N° 59, le gustó el pareo porque usualmente es el número que portaría un linebacker. Pero cuando Hoyer lanzó un pase a la parte trasera de las diagonales, se dio cuenta pronto que el N° 59 era el esquinero novato Keion Crossen, recluta de séptima ronda de Western Carolina que mostró su salto vertical de 40 pulgadas para interceptar el pase.

Los jugadores con el N° 59 usualmente no saltan tan alto.

Así como los corredores como Ralph Webb de Vanderbilt usualmente no usan el N° 68, o pateadores de despeje como Corey Bojorquez usualmente no utilizan el N° 71.

Se trata de otra versión de los métodos no convencionales del coach Belichick.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*