No se porque nos quitaron las cruces de El Árbol de la Vida; expresaron madres de victimas

292

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., 11 de marzo del 2018.- En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer desaparecieron las diez cruces que fueron colocadas desde el 2005 para recordar la deuda del Estado Mexicano a las víctimas de feminicidio en la ciudad de Chihuahua.

Solo las piedras pintadas de color rosa quedaron debajo de “El Árbol de la Vida”.

Por ese motivo, integrantes de la organización civil “Justicia para Nuestras Hijas” llevaron a cabo una rueda de prensa en donde expresaron su repudio en contra de este tipo de agresiones contra de las familias de las víctimas, quienes expresaron su dolor e impotencia ante la falta de resultados por parte de las autoridades para castigar a los responsables de estos feminicidios.

Las cruces de color rosa que permanecían desde hace aproximadamente doce años tenían los nombres plasmados de Claudia Judith Urías Berthaut, Erika Ivonne Zavala, Gloria Irene Tarango Ronquillo, Diana Jazmín García Medrano, Paloma Angélica Escobar Ledesma, Neyra Azucena Cervantes, Miriam Gallegos, Viviana Rayas y Rosalba María Pizarro, todas ellas víctimas de la violencia feminicida que no ha dado tregua a las mujeres en cada rincón del estado.

Madres de las nueve mujeres desaparecidas y asesinadas se colocaron en el espacio vació que dejaron las cruces al ser retiradas del monumento.

De acuerdo con un testimonio de una madre cuya hija fue víctima de feminicidio y quien justo en ese día pasaba por el monumento de “El Árbol de la Vida”, las cruces desaparecieron precisamente el jueves 8 de marzo, fecha en la que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, agregó que ella “vio a una cuadrilla de trabajadores del Ayuntamiento de Chihuahua en el lugar donde estaba el memorial”.

Posteriormente al pasar de nueva cuenta por el monumento se percató que las cruces ya no se encontraban, por lo que de inmediato dio aviso a la organización de “Justicia para Nuestras Hijas” quien realizó la denuncia pública correspondiente reprobando este hecho.

Las cruces del monumento “El Árbol de la Vida” se encontraban frente a la empresa maquiladora Textron International México y formaban parte de un recordatorio del clamor de justicia de las mujeres víctimas de feminicidio en Chihuahua al Estado Mexicano.

Cada cruz que fue colocada en “El Árbol de la Vida” poseía un nombre, un rostro y con ello el dolor de una madre a quien le fue arrebatada la vida de su hija. Es de esa manera en la que las cruces rosas que yacían en este lugar se convirtieron en un memorial para recordarlas.

Solo en el 2017, la Fiscalía General del Estado (FGE) contabilizó 220 mujeres asesinadas de las cuales de acuerdo con la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM), 70 de estos homicidios fueron calificados como feminicidios.

Sin embargo, las cifras más altas de asesinatos de mujeres lo encabezan de nueva cuenta Ciudad Juárez, en donde al menos 93 mujeres fueron asesinadas, esto en un contexto de violencia similar al del 2012 en donde de acuerdo con cifras de “Justicia para Nuestras Hijas” se contabilizaron en ese año un total de 256 asesinatos por cuestión de género.

En lo que va de este 2018 al menos 29 mujeres han sido asesinadas de las cuales solo ocho casos fueron tipificados como feminicidio por la FEM quien en estos momentos se encuentra llevando a cabo las indagatorias correspondientes para dar con los responsables de estas muertes.

Desde 1993 al 2017 han sido asesinadas en el estado de Chihuahua mil 750 mujeres, siendo los años con mayor índice de asesinados el 2009 con 194 mujeres asesinadas, el 2017 con 220, el 2012 con 256 asesinatos, el 2011 con 364 y finalmente el año con más numero de mujeres asesinadas por cuestión de género fue el 2010 con 446 muertes, siendo Ciudad Juárez y la capital del estado quienes presentan las mayores tazas de homicidios.

Las cifras tan heladas como la injusticia feminicida que lacera a las familias victimas nos hace recordar que los números y carpetas de investigación son nombres, son una vida que fue arrebatada por la violencia de patriarcal culpable de estas más de mil 750 mujeres que hoy ya no están y no se encuentran ni en la escuela, ni en su trabajo, ni abrazando a sus seres queridos, solo ha quedado el dolor ocupando ese vacío.

Virginia madre de Claudia Judith Urías Berthaut expresó que las cruces que colocaron con tanto sacrificio en “El Árbol de la Vida” son una manera de recordar a sus hijas, “yo pasaba en el camión y me decía, ahí esta la cruz de mi hija, ahora no entiendo porque las quitaron”.

“Yo me siento mal porque iba a venir a traerle a la cruz de mi hija un arreglo de flores el día 9 de marzo que de Claudia Judith Urías Berthaut, pero me tope con la sorpresa de que ya no estaba ninguna de las nueve cruces que con tanto sacrificio les colocamos para recordarlas, ya no estaban”, dijo.

A muchas personas las escuchaba cuestionarse sobre los motivos por los cuales las cruces se encontraban ahí, muchos otros expresaban que “por algo las mataron, no por buenas niñas las asesinaron o que se ve feo el monumento con esas cruces debajo y no me gusta que digan esas cosas y que siempre nos estén tachando de malas niñas a nuestras hijas, cuando eran todo lo contrario”, expresaron las madres de las victimas cuyos nombres estaban plasmados en las cruces de “El Árbol de la Vida”.

“Mi niña era una niña seria iba a la secundaria acababa de cumplir 14 años y de esa manera fue como me la quitaron”, dijo la madre de Claudia Judith quien desapareció el 9 de marzo del 2003 cuando iba con rumbo a la casa de su abuela en la colonia 20 Aniversario, posteriormente en el 2005 sus restos fueron localizados logrando al responsable de este feminicidio, quien solo cumplió solo con la mitad de la sentencia y al pagar la reparación del daño salió libre.

Claudia Judith era mi brazo derecho, me ayudaba con sus hermanitos, era cariñosa buena hija y al faltar ella se fue mi vida, deje de trabajar, teníamos una tiendita y la cerramos porque era mucho el acoso de la gente para saber lo que había pasado con mi niña, dijo Virginia quien en el momento era abrazada por otra mujer cuya hija había corrido la misma suerte que la de Virginia.

Ambas mujeres se encontraban debajo de “El Árbol de la Vida” lugar en donde las cruces del memoria de sus hijas ya no están, alguien se las llevó, así como se llevaron a sus hijas también desaparecieron las cruces, pero a diferencia de ese dolor hoy la fortaleza de las “buscadoras” como se les conoce permanece vigente con un halo de esperanza para lograr que las desapariciones y feminicidios terminen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*