Miroslava “conocía cada piedra y cada grano de tierra en su natal Chínipas” y por ello se convirtió en su propia fuente para su reportaje de sobre narcopolítica

226

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., 28 de diciembre del 2017.-  En la audiencia de Vinculación a Proceso contra Juan Carlos M alías “El Larry” presunto asesino intelectual y material de la periodista y corresponsal de La Jornada, se revelaron dos conversaciones que confirmarían las amenazas que la comunicadora sufrió antes de ser asesinada la mañana del 23 de marzo en la colonia Granjas, al norte de la ciudad de Chihuahua.

De acuerdo con unas grabaciones que fueron localizadas en una Laptop marca Sony AIO encontrada durante un cateo realizado en un domicilio ubicado en la colonia Villas del Rey, se pudieron escuchar como el ex alcalde de Chínipas, Hugo Abed Shultz le advertía de parte del líder criminal Arturo Quintana alias “El 80”, que “ya no podía pisar Chínipas”, su tierra natal y donde viven la mayoría de la familia de la periodista.

En otro de los audios localizados y dados a conocer durante la audiencia celebrada en el Poder Judicial, se escucha al ex coordinador de Comunicación Social del Partido Acción Nacional (PAN), Alfredo Piñeira intentando presionar a Miroslava para que le dijera quienes eran las fuentes que le proporcionaron la información para la publicación del reportaje denominado “Infiltra el narco gobiernos municipales en Chihuahua” en donde los capos de la droga “impusieron candidatos a las alcadías en los municipios serranos.

Alfredo Piñeira le dijo a Miroslava Breach que en la sierra les estaban acusando de haber sido ellos, es decir, los del PAN Estatal y el presidente municipal de Chínipas, Hugo Amed Schultz quienes le filtraron la información relacionada con los candidatos relacionados con los grupos del crimen organizado, a lo cual la periodista le aseguró que “para que se hacían pendejos, si ella era nacida en Chínipas y que le echaran la culpa a ella de la nota”.

“Yo por eso firmé la nota, porque yo si tengo ovarios y porque sabía cómo están las cosas. A mí me han hablado mis tíos y me dicen que están rezando el novenario por mí, entonces, o sea, que no jueguen”, le dijo Miroslava a Alfredo Piñeira, quien le respondió que no le pedía que le revelara sus fuentes”, es decir, más bien que los eximiera de cualquier responsabilidad sobre el reportaje, publicado casi un mes antes de que la asesinaran.

A lo que Miroslava expresó que “lo que sucedió, así de sencillo, ¿Pues qué creen que estoy tonta, manca, pendeja o de que se trata? Así es, diles: No hay fuentes, Miroslava Breach “conoce Chínipas y cada piedra que es de ahí, y sabe quién es el candidato por la alcaldía”.

“Ya entiendo. Entonces no es que haya una fuente de que alguien fue y te dijo”, volvió Alfredo Piñeira a cuestionar a Miroslava, aseverando esta que “claro que no, cuando yo vi la lista de candidatos y me puse reportear, revisé Chínipas, Buenaventura, y una serie de cosas. Así estuvo la cosa y diles, que fue Miroslava Breach. Y que se avienten su boleto si quieren”, aseveró la periodista.

De nueva cuenta, el coordinador del PAN Estatal le volvió a cuestionar a Miroslava entonces ¿tú nunca te juntaste ahí con la gente ni con el presidente municipal? Y ella le respondió: Con nadie, absolutamente con nadie. Yo soy de Chínipas y sé de quién se trataba, por lo que Piñeira le reiteró que así se las “iba a soltar a ellos”.

En ambas conversaciones, que fueron extraídas de una computadora asegurada por las autoridades, Miroslava aseguró haber investigado por su propia cuenta la información revelada en el reportaje y en donde la corresponsal de La Jornada les retó diciéndoles “lo que ellos no tienen a mí me sobra”.

El idealismo de Miroslava Breach Velducea, una mujer de 54 años y cuya carrera por más de veinte años dentro del periodismo, la hizo agudizar sus sentidos en la investigación periodística de alto nivel, logrando publicar importantes trabajos relacionados con temas ambientales, política, narcotráfico y la fusión de ambas como ingrediente principal, la corrupción.

Miroslava Breach le respondió a Alfredo Piñeira que “el silencio es complicidad y eso es lo que ha generado este desmadre”, lo que finalmente recibió como respuesta que “no se preocupara, estamos en paz” y posteriormente el 23 de marzo al momento de salir de su domicilio en la colonia Granjas al norte de la ciudad de Chihuahua, la periodista y corresponsal de La Jornada fue asesinada de ocho balazos, uno de ellos en el corazón y otro en la cabeza, siendo el primero el que le arrebato la vida.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*