Los Dodgers: 60 años en Los Angeles, pero 30 años sin final de Hollywood

146

Aficionados y Fanáticos al “Rey de los Deportes”: El 2018 será un año muy especial para los Dodgers, ya que celebrarán 60 años de haber llegado a Los Angeles, pero por el lado negativo, serán 30 calendarios (exactamente la mitad), sin levantar el trofeo de campeones de la Serie Mundial.

En aquel Clásico de Otoño, los Esquivadores comenzaron con el histórico cuadrangular de Kirk Gibson y terminaron derrotando a los Atléticos en cinco juegos. Desde entonces, no habían podido estar de regreso en una Serie Mundial hasta el año pasado, pero solo para caer en siete ante los Astros de Houston.

La consigna entonces no es muy fácil: lo único que podría superar lo realizado en el 2017 sería ver a Dave Roberts y su gente levantando el trofeo de campeones, asi como presenciar un desfile por las calles de Los Angeles un par de días después de eso.

Para ello, los Dodgers han apostado por la continuidad, presentando una versión muy parecida a la del año anterior en la que a pesar de ya no contar con elementos como Adrián González, Brandon McCarthy o Scott Kazmir, la baja más sensible parece que será la de Brandon Morrow, que terminó siendo una de las piezas más confiables en el bullpen el año pasado y durante la postemporada, pero que ahora ha pasado a formar parte de los Cachorros de Chicago.

Por lo demás, la base del equipo se mantiene, pero con algunas piezas adicionales que van a darle a los Dodgers una gran profundidad en la banca.

Para empezar, regresa Andrew Toles, el jardinero que comenzó muy bien la temporada anterior bateando para .271 con 5 jonrones y 15 impulsadas como primero en la alineación, pero tras 31 juegos, se lesionó la rodilla tratando de hacer una jugada defensiva, y perdió el resto de la temporada.

Si de regresos hablamos en Dodger Stadium, el de Matt Kemp tiene que ser el más espectacular.

El “Hijo Pródigo” regresa al lugar en donde llegó a ser héroe antes de irse a viajar por San Diego y Atlanta durante un par de años, y si llegara a mostrar buena forma, volvería para quedarse con la titularidad.

Los Dodgers cuentan también con dos grandes receptores, como Austin Barnesy Yasmani Grandal, asi que cualquiera de los dos que no juegue engrosará esa potencia en la banca, en donde también estarán Joc Pederson, Enrique ‘Kike’ Hernández y muy seguramente el mexicano Alex Verdugo.

La fractura de muñeca de Justin Turner creará un hueco importante en la tercera base al inicio de la campaña, pero los californianos tienen una alineación muy completa, y personal capaz de llenar esos huecos.

Respecto a la rotación, probablemente estamos hablando de la mejor del viejo circuito, peleando palmo a palmo tal distinción con los abridores de los Nacionales de Washington. Clayton Kershaw (18-4, 2.31 ERA en 2017), la encabeza, pero bien secundado por Alex Wood (16-3, 2.72), Rich Hill (12-8, 3.32), Kenta Maeda (13-6, 4.22) y Hyun-Jin Ryu (5-9, 3.77), por lo que el trabajo complicado para Dave Roberts será fabricar ese puente entre las 5 o 6 entradas de su abridor y la llegada de Kenley Jansen (88 Salvamentos en las dos recientes campañas), sin contar para ello con Morrow.

La directiva del equipo tiene la mirada puesta en la gran generación de agentes libres que viene para después de la temporada (Bryce Harper, Manny Machado, Dallas Keuchel, Charlie Blackmon), y los contratos que se estan ahorrando ahora mismo en relación al año anterior, les permiten comenzar a hacer planes al respecto… pero eso será en noviembre, y los Esquivadores y la afición de Los Angeles esperan que para ese momento, la celebración de sus 60 años de mudanza, y de haberle puesto fin a 30 años de espera, esté ya en pleno desarrollo.

¡No hay nada mejor!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*