La mudanza de Manny Machado de vuelta al campocorto podría mejorar su valor

79

Desde que Manny Machado debutó en las mayores a los 20 años, los fanáticos de los Orioles han temido la llegada del año 2018. Es el año final antes que el nuevo jugador franquicia del equipo finalmente llegue a la agencia libre, ante la ausencia de una extensión de contrato a largo plazo que mantenga a Machado en la tierra del cangrejo al vapor hasta más o menos el 2525. Una extensión como esa no se ha materializado a lo largo de los años, y con la excepción de los años 2013-14 en los que tuvo problemas por sus cirugías de rodilla, el precio de un acuerdo a largo plazo ha ido en constante aumento.

Sin esa extensión de contrato, el 2018 se ha convertido en una especie de campaña de despedida para Machado en Baltimore. Un gran cambio este año es que después de media década de los Orioles no colocando a Machado en su posición natural, el campocorto – y cimentando ese lineaje espiritual con Cal Ripken Jr. — Baltimore finalmente ha tomado la decisión de devolverlo ahí. Podría ser más para aumentar el valor de Machado como ficha de cambio que un preludio a retenerlo

Colocar a Machado en el campocorto era algo que yo quería que los Orioles hicieran hace tiempo. J.J. Hardy fue un torpedero defensivo muy bueno, pero Machado era el jugador franquicia del equipo, y debió haber sido algo imperativo para la organización el ver lo que el jugador más valioso del equipo podía hacer en las mayores en su posición acostumbrada. Sí, Machado es algo grande para ser un torpedero. Pero también lo eran Ripken y Alex Rodriguez, jugador que supongo han oído mencionar antes. Incluso Andrelton Simmons de los Los Angeles Angels, que ya está quinto en la lista de todos los tiempos de carreras salvadas por la defensiva que Baseball-Reference.com utiliza para los torpederos, no es parecido a Eckstein en estatura.

Machado ha sido un excelente antesalista defensivo, siendo 17 carreras mejor que la liga por cada 150 juegos a la defensiva, según la estadística de carreras salvadas por la defensiva (DRS). Y según el rating máximo de zona (ultimate zone rating o UZR), ha sido igual de bueno, con 14 carreras mejor. Esos son los tipos de números que uno esperaría que un sólido torpedero pusiera en la tercera base, y no hay duda con el brazo de Machado que llevaría a uno a pensar que tendría un problema especial haciendo tiros desde el hueco con campocorto.

En 2016, cuando Hardy se quebró el pie, los Orioles le dieron finalmente una larga estadía a Machado en el campocorto, y él lució como se esperaría de un torpedero por encima del promedio – más de 9 DRS por año y más de 5 carreras en UZR. Ninguno de los dos es incompatible con su desempeño como tercera base o con la estimación aproximada del ZiPS de Machado como prospecto de los datos rudimentarios disponibles de liga menor, con más de 9 carreras.

Solo a partir de una medición directa del valor, el ZiPS proyecta que Machado será más valioso en general como campocorto, con un valor de WAR proyectado de 5.1 en lugar de 4.8 en 2018 – un impulso bienvenido pero no lo suficiente como para convertir a los Orioles en contendientes de primera línea o para darles a ellos más de dos abridores de calidad de Grandes Ligas.

Lo que hace al colocarlo en el campocorto es crear más flexibilidad, algo de gran valor real que medidas como el WAR tendrán problemas en capturar. Vean a Ben Zobrist y Javier Báez en las pasadas temporadas o un Tony Phillips al máximo de su valor. La realidad es qué si incluso estás dispuesto a pagar el precio más alto por un jugador, estás limitado por la oferta limitada de jugadores disponibles en cambios en un momento dado. Los equipos que estén dispuestos a pagar la mayor cantidad para alquilar a Machado por un año o en la recta final, si ellos necesitan un campocorto, preferirían no tener que predecir si Machado luciría sólido a tiempo completo; ellos quieren saber eso como un hecho. Los contendientes tienden a ser reacios al riesgo, por buenas razones.

Esto podría ser especialmente importante para los Orioles en cuanto a que podría haber una fuerte competencia en el mercado de cambios de los antesalistas si los Azulejos de Toronto se quedan fuera de la contienda. Mientras que los Azulejos no han hablado de forma explícita de cambiar a Josh Donaldson — aunque han corrido algunos rumores – si ellos se quedan fuera de la contienda tan rápido como les pasó en el 2017, él podría terminar en el mercado junto a Machado en julio. El hecho que Machado demuestre que puede manejar el campocorto todos los días le daría algo que Josh Donaldson no tendrá.

¿Cuán importante es esta flexibilidad entre el campocorto y la tercera base ahora mismo? Para un antesalista, podría significar todo, porque hay mucho talento en esa posición en este momento. El sistema ZiPS proyecta que 17 equipos en el béisbol tendrán al menos un 15 por ciento de probabilidades de conseguir un puesto en los playoffs al entrar a la temporada 2018. Pero cando miramos las proyecciones para los antesalistas de esos equipos, solo dos de esos 17 equipos (los Yankees y los Rays) tienen proyecciones de tener una situación en la antesala en el tercio inferior de la liga. Y me sospecho que las posibilidades de que los Rays vayan a pagar por alquilar a Machado son muy similares a las mías de convertirme en modelo de trajes de baño.

Los buenos equipos en gran parte tienen buenos antesalistas o al menos antesalistas adecuados. Por ejemplo, Travis Shaw y Jake Lamb son antesalistas promedio en equipos contendientes, pero no hay tanto beneficio en una actualización a corto plazo en comparación con un agujero real. Y que Machado juegue en el campocorto por el momento en Baltimore no significa que él no pueda luego moverse a la tercera base de los Yankees en la recta final.

En el campocorto, es una proposición diferente. Cinco de esos mismos 17 equipos contendientes están en el tercio inferior del rendimiento proyectado de los torpederos. Mientras que los Rays probablemente no van a pagar por un alquiler de Machado, los Diamondbacks (con Ketel Marte) o los Rockies (con Trevor Story) sí podrían ver el beneficio de una adición temporera. Amed Rosario y Orlando Arcia (en los Mets y los Cerveceros, respectivamente) tienen proyecciones sólidas a largo plazo, pero ciertamente está dentro del abanico de posibilidades que una mejora de dos meses en una contienda cerrada podría valer la pena el gasto. Y eso es sin traer a colación la posibilidad de que cualquier contendiente podría perder su torpedero titular por una lesión, lo que podría hacer que valga la pena un alquiler de Machado por varios meses para hacer que se sostenga su intención de ganar.

También hay que mencionar que, entre los equipos que podrían ver los beneficios de Machado como torpedero, ninguno de ellos es un contendiente élite. Es poco probable que los Rockies estén liderando el Oeste LN por 10 juegos en julio de 2018. El valor de una o dos victorias adicionales para los equipos que no son élite pero que sí están en la contienda es significativo.

Como antesalista, el ZiPS proyecta que una extensión de contrato de ocho años para Machado podría estar alrededor de los ocho años y los $264 millones. Pero como torpedero, asumiendo como correcto el estimado del ZiPS de que es un torpedero defensivo más-5 ahora mismo, eso aumenta el estimado a un contrato de $300 millones. Si bien hay algunas señales que el mercado ha cambiado y que los equipos están menos dispuestos a pagar las tasas típicas de dólar a WAR proyectado por jugadores ordinarios, Machado es un jugador especial, una piedra angular legítima que llega a la agencia libre a los 26 años. No había nadie en la agencia libre con el nivel de Machado, pero un sinnúmero de equipos estaban altamente interesados en Giancarlo Stanton restándole $295 millones en su contrato y una cláusula de salida que le provoca un serio golpe a las finanzas de un equipo. Sospecho que el mercado para las estrellas legítimas no ha cambiado tanto.

A largo plazo, las consecuencias de una movida exitosa al campocorto son probablemente buenas para Machado cuando hablamos de su lugar en la historia. Como antesalista, el ZiPS proyecta a Machado con un WAR de 67.4 en su carrera, con 461 jonrones, 2,528 hits y promedio de .272. Ese WAR lo coloca justo detrás de Graig Nettles con 68.0 WAR (Baseball-Reference.com) y Scott Rolen con 70.0. Aunque yo podría tener argumentos para sustentar que tanto Rolen como Nettles deberían estar en el Salón de la Fama, la mayoría de los escritores no han estado de acuerdo con eso. Esos 461 jonrones con excelente defensiva tienen mucho valor, pero el 390 en un terrible ambiente de poder y excelente defensa no fueron suficientes para darle a Nettles más del 10 por cientos de los votos en la boleta de la BBWAA.

En el campocorto, la proyección de Machado en dicha posición lo coloca con WAR de 73.5, en novena posición en general. (Y podría ser en la 10ª cuando consideramos la proyección de por vida de Carlos Correa, la que lo coloca superando a Machado.) Proyectarlo con 455 jonrones en el campocorto (ya que el ZiPS le proyecta números ligeramente diferentes para él en la posición) sobresalen más históricamente, colocando a Machado primero en la lista de todos los tiempos entre los jugadores que participaron en el 60 por ciento de sus juegos en el campocorto. Eso le da un argumento mucho más fácil para entrar a Cooperstown.

Yo soy de los que cree que se debe retar a tus mejores jugadores, para sacarles el máximo posible. En los pasados 5 años, los Orioles han estado contentos con tener jugando a Machado en Modo Fácil. Ahora ha llegado el momento ver lo que puede hacer en la posición que originalmente iba a jugar.

Desde que Manny Machado debutó en las mayores a los 20 años, los fanáticos de los Orioles han temido la llegada del año 2018. Es el año final antes que el nuevo jugador franquicia del equipo finalmente llegue a la agencia libre, ante la ausencia de una extensión de contrato a largo plazo que mantenga a Machado en la tierra del cangrejo al vapor hasta más o menos el 2525. Una extensión como esa no se ha materializado a lo largo de los años, y con la excepción de los años 2013-14 en los que tuvo problemas por sus cirugías de rodilla, el precio de un acuerdo a largo plazo ha ido en constante aumento.

Sin esa extensión de contrato, el 2018 se ha convertido en una especie de campaña de despedida para Machado en Baltimore. Un gran cambio este año es que después de media década de los Orioles no colocando a Machado en su posición natural, el campocorto – y cimentando ese lineaje espiritual con Cal Ripken Jr. — Baltimore finalmente ha tomado la decisión de devolverlo ahí. Podría ser más para aumentar el valor de Machado como ficha de cambio que un preludio a retenerlo

Colocar a Machado en el campocorto era algo que yo quería que los Orioles hicieran hace tiempo. J.J. Hardy fue un torpedero defensivo muy bueno, pero Machado era el jugador franquicia del equipo, y debió haber sido algo imperativo para la organización el ver lo que el jugador más valioso del equipo podía hacer en las mayores en su posición acostumbrada. Sí, Machado es algo grande para ser un torpedero. Pero también lo eran Ripken y Alex Rodriguez, jugador que supongo han oído mencionar antes. Incluso Andrelton Simmons de los Los Angeles Angels, que ya está quinto en la lista de todos los tiempos de carreras salvadas por la defensiva que Baseball-Reference.com utiliza para los torpederos, no es parecido a Eckstein en estatura.

Machado ha sido un excelente antesalista defensivo, siendo 17 carreras mejor que la liga por cada 150 juegos a la defensiva, según la estadística de carreras salvadas por la defensiva (DRS). Y según el rating máximo de zona (ultimate zone rating o UZR), ha sido igual de bueno, con 14 carreras mejor. Esos son los tipos de números que uno esperaría que un sólido torpedero pusiera en la tercera base, y no hay duda con el brazo de Machado que llevaría a uno a pensar que tendría un problema especial haciendo tiros desde el hueco con campocorto.

En 2016, cuando Hardy se quebró el pie, los Orioles le dieron finalmente una larga estadía a Machado en el campocorto, y él lució como se esperaría de un torpedero por encima del promedio – más de 9 DRS por año y más de 5 carreras en UZR. Ninguno de los dos es incompatible con su desempeño como tercera base o con la estimación aproximada del ZiPS de Machado como prospecto de los datos rudimentarios disponibles de liga menor, con más de 9 carreras.

Solo a partir de una medición directa del valor, el ZiPS proyecta que Machado será más valioso en general como campocorto, con un valor de WAR proyectado de 5.1 en lugar de 4.8 en 2018 – un impulso bienvenido pero no lo suficiente como para convertir a los Orioles en contendientes de primera línea o para darles a ellos más de dos abridores de calidad de Grandes Ligas.

Lo que hace al colocarlo en el campocorto es crear más flexibilidad, algo de gran valor real que medidas como el WAR tendrán problemas en capturar. Vean a Ben Zobrist y Javier Báez en las pasadas temporadas o un Tony Phillips al máximo de su valor. La realidad es qué si incluso estás dispuesto a pagar el precio más alto por un jugador, estás limitado por la oferta limitada de jugadores disponibles en cambios en un momento dado. Los equipos que estén dispuestos a pagar la mayor cantidad para alquilar a Machado por un año o en la recta final, si ellos necesitan un campocorto, preferirían no tener que predecir si Machado luciría sólido a tiempo completo; ellos quieren saber eso como un hecho. Los contendientes tienden a ser reacios al riesgo, por buenas razones.

Esto podría ser especialmente importante para los Orioles en cuanto a que podría haber una fuerte competencia en el mercado de cambios de los antesalistas si los Azulejos de Toronto se quedan fuera de la contienda. Mientras que los Azulejos no han hablado de forma explícita de cambiar a Josh Donaldson — aunque han corrido algunos rumores – si ellos se quedan fuera de la contienda tan rápido como les pasó en el 2017, él podría terminar en el mercado junto a Machado en julio. El hecho que Machado demuestre que puede manejar el campocorto todos los días le daría algo que Josh Donaldson no tendrá.

¿Cuán importante es esta flexibilidad entre el campocorto y la tercera base ahora mismo? Para un antesalista, podría significar todo, porque hay mucho talento en esa posición en este momento. El sistema ZiPS proyecta que 17 equipos en el béisbol tendrán al menos un 15 por ciento de probabilidades de conseguir un puesto en los playoffs al entrar a la temporada 2018. Pero cando miramos las proyecciones para los antesalistas de esos equipos, solo dos de esos 17 equipos (los Yankees y los Rays) tienen proyecciones de tener una situación en la antesala en el tercio inferior de la liga. Y me sospecho que las posibilidades de que los Rays vayan a pagar por alquilar a Machado son muy similares a las mías de convertirme en modelo de trajes de baño.

Los buenos equipos en gran parte tienen buenos antesalistas o al menos antesalistas adecuados. Por ejemplo, Travis Shaw y Jake Lamb son antesalistas promedio en equipos contendientes, pero no hay tanto beneficio en una actualización a corto plazo en comparación con un agujero real. Y que Machado juegue en el campocorto por el momento en Baltimore no significa que él no pueda luego moverse a la tercera base de los Yankees en la recta final.

En el campocorto, es una proposición diferente. Cinco de esos mismos 17 equipos contendientes están en el tercio inferior del rendimiento proyectado de los torpederos. Mientras que los Rays probablemente no van a pagar por un alquiler de Machado, los Diamondbacks (con Ketel Marte) o los Rockies (con Trevor Story) sí podrían ver el beneficio de una adición temporera. Amed Rosario y Orlando Arcia (en los Mets y los Cerveceros, respectivamente) tienen proyecciones sólidas a largo plazo, pero ciertamente está dentro del abanico de posibilidades que una mejora de dos meses en una contienda cerrada podría valer la pena el gasto. Y eso es sin traer a colación la posibilidad de que cualquier contendiente podría perder su torpedero titular por una lesión, lo que podría hacer que valga la pena un alquiler de Machado por varios meses para hacer que se sostenga su intención de ganar.

También hay que mencionar que, entre los equipos que podrían ver los beneficios de Machado como torpedero, ninguno de ellos es un contendiente élite. Es poco probable que los Rockies estén liderando el Oeste LN por 10 juegos en julio de 2018. El valor de una o dos victorias adicionales para los equipos que no son élite pero que sí están en la contienda es significativo.

Como antesalista, el ZiPS proyecta que una extensión de contrato de ocho años para Machado podría estar alrededor de los ocho años y los $264 millones. Pero como torpedero, asumiendo como correcto el estimado del ZiPS de que es un torpedero defensivo más-5 ahora mismo, eso aumenta el estimado a un contrato de $300 millones. Si bien hay algunas señales que el mercado ha cambiado y que los equipos están menos dispuestos a pagar las tasas típicas de dólar a WAR proyectado por jugadores ordinarios, Machado es un jugador especial, una piedra angular legítima que llega a la agencia libre a los 26 años. No había nadie en la agencia libre con el nivel de Machado, pero un sinnúmero de equipos estaban altamente interesados en Giancarlo Stanton restándole $295 millones en su contrato y una cláusula de salida que le provoca un serio golpe a las finanzas de un equipo. Sospecho que el mercado para las estrellas legítimas no ha cambiado tanto.

A largo plazo, las consecuencias de una movida exitosa al campocorto son probablemente buenas para Machado cuando hablamos de su lugar en la historia. Como antesalista, el ZiPS proyecta a Machado con un WAR de 67.4 en su carrera, con 461 jonrones, 2,528 hits y promedio de .272. Ese WAR lo coloca justo detrás de Graig Nettles con 68.0 WAR (Baseball-Reference.com) y Scott Rolen con 70.0. Aunque yo podría tener argumentos para sustentar que tanto Rolen como Nettles deberían estar en el Salón de la Fama, la mayoría de los escritores no han estado de acuerdo con eso. Esos 461 jonrones con excelente defensiva tienen mucho valor, pero el 390 en un terrible ambiente de poder y excelente defensa no fueron suficientes para darle a Nettles más del 10 por cientos de los votos en la boleta de la BBWAA.

En el campocorto, la proyección de Machado en dicha posición lo coloca con WAR de 73.5, en novena posición en general. (Y podría ser en la 10ª cuando consideramos la proyección de por vida de Carlos Correa, la que lo coloca superando a Machado.) Proyectarlo con 455 jonrones en el campocorto (ya que el ZiPS le proyecta números ligeramente diferentes para él en la posición) sobresalen más históricamente, colocando a Machado primero en la lista de todos los tiempos entre los jugadores que participaron en el 60 por ciento de sus juegos en el campocorto. Eso le da un argumento mucho más fácil para entrar a Cooperstown.

Yo soy de los que cree que se debe retar a tus mejores jugadores, para sacarles el máximo posible. En los pasados 5 años, los Orioles han estado contentos con tener jugando a Machado en Modo Fácil. Ahora ha llegado el momento ver lo que puede hacer en la posición que originalmente iba a jugar.

Dan Szymborski

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*