Juez deja libre a feminicida del Campo Algodonero 

288

Por: La Redacción.

Ciudad Juárez, Chih., 17 de marzo del 2018.- El feminicida de la joven Esmeralda Herrera Monrreal salió libre sin cumplir la sentencia impuesta de 40 años de prisión por el delito de homicidio por cuestión de género del que fue acusado junto con otras personas quienes presuntamente participaron en el homicidio de diez mujeres que fueron localizadas sin vida en el Campo Algodonero de Ciudad Juárez en el 2001.

El fallo condenatorio y la pena fueron emitidas en contra de Eduardo Chávez Marín el pasado 30 de septiembre del 2016 por parte del juez Primero de Ejecución de Penas y Sistema Tradicional, Rubén Efrén Ramírez Santillán al resolver la causa penal 4-21/11.

Lo anterior debido a que el Ministerio Público determinó que Chávez Marín, detenido en diciembre del 2011 cortejaba a Esmeralda Herrera Monrreal y al parecer el día que ella desapareció quedaron de verse.

Otro de los motivos por los cuales el juez determinó la culpabilidad de Chávez Marín obedece a que el Campo Algodonero, lugar donde fue encontrada la víctima junto con otras mujeres más localizadas en una acequia, le quedaba de paso al trabajo al feminicida.

No obstante, tras su detención los primeros días del mes de diciembre del 2011, Chávez Marín gritó ante los medios de comunicación “he declarado cuatro veces, me he presentado limpiamente y ve cómo me tienen atrapado por decir la verdad, ayúdenme gente, no me dejen solo”.

Chávez Marín fue detenido diez años después del asesinato de Esmeralda debido a que durante ese tiempo permaneció escondido evadiendo la acción de la justicia, sin embargo, luego de una serie de investigaciones fue localizado y puesto a disposición del Ministerio Público.

Esmeralda contaba con 15 años, cuando fue vista por última vez el 29 de octubre de 2001. Ella desapareció cuando al salir de su empleo se dirigía a su casa, en la colonia Granjas de Chapultepec. Era trabajadora doméstica y prestaba sus servicios en una casa ubicada en el fraccionamiento Del Rey, ubicado a espaldas del centro comercial Tecnológico.

El cuerpo de Brenda Esmeralda fue hallado el 6 de noviembre del 2001 junto con otros dos cadáveres que después se estableció pertenecían a Claudia Ivette González y Berenice Ramos Monárrez, en el campo algodonero ubicado en las avenidas Paseo de la Victoria y Prolongación Ejército Nacional en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Los cuerpos estaban dentro de una acequia curva distantes entre sí unos 30 metros, el cadáver de Esmeralda estaba hacia la Ejército Nacional; la adolescente fue atada de las muñecas con dos cintas de zapatos unidas entre sí que también le rodeaban la cintura.

Los investigadores establecieron que Esmeralda fue asesinada entre la noche del 29 de octubre y la madrugada del día 30, es decir, prácticamente el mismo día de su desaparición, sin embargo, debido al estado de descomposición, no se pudo establecer cuál fue la causa de muerte de la joven, aunque peritos de la entonces Procuraduría de Justicia del Estado informaron que probablemente fue asfixiada o murió por la lesión que se le ocasionó en el cuello.

Cabe destacar que al igual que Eduardo Chávez Marín salió en libertad, en julio de 2005 Víctor García Uribe salió libre cuando el entonces magistrado de la Cuarta Sala Penal del Supremo Tribunal de Justicia, Rodolfo Acosta Muñoz revocó la sentencia condenatoria de 50 años que meses antes se había impuesto en su contra.

De igual modo, Gustavo González Meza “La Foca” quien fuera señalado por el procurador estatal Arturo González Rascón de ser responsable del asesinato de Esmeralda y de las otras diez mujeres cuyos cuerpos fueron localizados en el Campo Algodonero quedó absuelto, sin embargo, cuando esto ocurrió este había fallecido tras una cirugía.

Las irregularidades en las investigaciones del caso de los homicidios de Esmeralda Herrera Monreal así como el de Claudia Ivette González y Berenice Ramos Monárrez y de otras ocho mujeres cuyos cuerpos fueron localizados en una sequía en el Campo Algodonero de Ciudad Juárez motivaron a que en diciembre del 2009 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitiera una sentencia contra el Estado Mexicano para garantizar a que acontecimientos como estos no se volvieran a repetir.

Sin embargo, la violencia feminicida que hasta estos momentos se tiene documentada cada vez más es más feroz en contra de las mujeres, prueba de ello son los casos del Cristo Negro y el Arroyo del Navajo, así como el número de mujeres asesinadas que desde 1993 a la fecha asciende a mil 750 mujeres.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*