El Real Madrid que se enfrentará este sábado al Liverpool en la final de la Champions League

43

MADRID — El Real Madrid que se enfrentará este sábado al Liverpool en la final de la Champions League ha cambiado poco desde que en 2016 levantó la ‘undécima’ tras vencer al Atlético de Madrid.

16 de los jugadores del plantel actual del Real Madrid llegan con dos títulos de Champions League bajo el brazo, mientras se espera que al menos diez de los hombres que saltaron a la cancha para refrendar el campeonato al derrotar a la Juventus (1-4) repitan en el once de Kiev.

Keylor Navas, Marcelo, Raphael Varane, Sergio Ramos, Toni Kroos, Casemiro, Luka Modric, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo. La única duda radica en si será Isco quien complete el ataque – en cuyo caso será el mismo once de Cardiff – o si Gareth Bale ha hecho los méritos suficientes para volver a un rol estelar.

Y sin embargo, el equipo que buscará su tercera Orejona al hilo presenta diferencias de fondo que lo convierten en el Real Madrid más débil de los últimos tres años: menos goleador, frágil en defensa, y con una banca de menos garantías.

El Real Madrid llega en una situación atípica, pues, a pesar de contar con Cristiano Ronaldo, no es la fuerza dominante de cara a gol después de culminar el torneo como máximo goleador en las dos ediciones anteriores, con 28 goles marcados en 2016 y 36 en 2017. El conjunto merengue ha marcado 30 goles hasta el momento, dos más que en la edición antepasada, pero diez menos que su rival, Liverpool, máximo goleador del torneo con 40 tantos a favor.

Cristiano Ronaldo se mantiene como el máximo realizador del equipo merengue. Hace dos años Cristiano Ronaldo cerró con 16 tantos en su cuenta, lo que representó 57% de la producción goleadora del conjunto merengue, mientras sus 12 tantos en la edición 2016-17 representaron 33% del total. Esta vez ha marcado 50%, un total de 15. Quien más se le acerca es Karim Benzema, con cuatro goles.

Que el Liverpool haya marcado más y tenga mejor repartidas las labores en ataque, ya que de sus 40 tantos, 29 se reparten casi equitativamente entre el tridente formado por Roberto Firmino (10), Mohamed Salah (10) y Mané (9) – también representa una dificultad con la que los hombres de Zidane no se habían encontrado ante el Atlético o la Juventus, cuyas fortalezas radicaban en la defensa.

El Real Madrid también ha generado menos ocasiones. Suma 83 disparos (siete menos que el Liverpool), un número que palidece ante los 95 que realizó en 2017 o los 89 que registró un año antes.

Y si el ataque merengue presenta números deslucidos – con respecto a sí mismo – en defensa también deja mayores dudas.

El Real Madrid ha recibido 15 goles hasta el momento. Tres menos de los 18 que recibió en 2017 pero que han ocasionado mayores problemas. La campaña 2016-17 concluyó sin gran sobresalto más allá de tres empates en la fase de grupos y una derrota por 2-1 en la vuelta de semifinales ante el Atlético. Esta vez ha jugado con fuego.

No pudo ganar ningún partido al rival más fuerte de su grupo, Tottenham, luego de firmar un empate 1-1 en el Bernabéu y caer por 3-1 en Londres, puso en riesgo la eliminatoria de cuartos en la derrota por 3-1 que solo se salvó gracias al tanto de Cristiano Ronaldo – su primer chilena – en los últimos minutos, y sufrió para sacar un empate 2-2 ante el Bayern en la vuelta de semifinales.

El Madrid está muy lejos de recuperar la solidez defensiva que presentó en 2016. En aquella campaña terminó con seis goles en contra mientras Keylor Navas firmó un total de nueve partidos con la puerta a cero después de permanecer imbatido las cuatro primeras jornadas de la fase de grupos.

Solo hay diferencia entre la defensa que saltará a la cancha en Kiev y la de Milán. No está Pepe. El portugués partía entonces como titular por delante de Raphael Varane, pareja actual del capitán Sergio Ramos, hasta que poco a poco se empezaron a invertir los papeles y en 2016-17, su última temporada, Pepe acabó como suplente de lujo.

También en ese sector palidece el Real Madrid actual con respecto a los dos años anteriores.

La salida de Pepe, Danilo, James Rodríguez y Álvaro Morata fue compensada con jóvenes sin experiencia en Europa y que han contado poco y nada para el torneo continental. Quien más minutos ha sumado ha sido Achraf, 180 en dos partidos en los que tuvo que suplir a Dani Carvajal.

El aparato defensivo nunca ha sido la principal fortaleza del equipo de Zidane, quien suele restar importancia al problema con la premisa de que su equipo “anota más goles que el rival”. Habrá que ver si la máxima se sostiene ante el poder ofensivo del equipo de Klopp.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.