De no atenderse las agresiones a periodistas para garantizar la libertad de expresión, derivará en un naufragio social: CNDH

92

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Ciudad de México., 18 de noviembre del 2017.- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl González Pérez, expresó que el mensaje de las agresiones es que lo ocurrido a uno puede sucederle a los demás, para silenciar la libertad de expresión.

Lo anterior en reflexión al incremento de agresiones a periodistas y medios de comunicación que se han presentado en el país que, de no atenderse derivarán en un naufragio social y en la desesperanza de una sociedad cada vez más cansada de que la inseguridad se apodere de su vida diaria, que al final determine sus decisiones personales y familiares o marque sus proyectos.

 González Pérez, subrayó que la CNDH ha comprobado que las autoridades federales y estatales no han cumplido con su deber de prevenir, investigar y sancionar los crímenes contra comunicadores, como lo demuestra el análisis de 176 averiguaciones previas relacionadas con homicidios, desapariciones y atentados contra instalaciones de medios de comunicación, de las cuales sólo en 10 por ciento de los casos existía sentencia condenatoria y en el 90 por ciento restante impera la impunidad.

La falta de adecuada de procuración de justicia para identificar a los responsables y sancionarlos genera un clima de impunidad creciente que se traduce en patente para que se les hostigue, como este Organismo Nacional lo dio a conocer en la Recomendación General 24 “Sobre el ejercicio de la libertad de expresión en México”.

Los casos de agravios a periodistas se debe poner en el centro de la violación a la libertad de expresión; investigar con perspectiva de género, estandarizar los protocolos, criterios ministeriales de investigación y mejora en los servicios periciales, promoción de legislación en materia de protección a periodistas; creación de mapas de riesgo; concientizar a los servidores públicos y a la sociedad en general sobre la importancia que tiene la libertad de expresión en la democracia, así como el respeto que merece la opinión de los demás para que se investiguen adecuadamente las agresiones a comunicadores.

Cabe destacar que las agresiones contra informadores han derivado en autocensura, desplazamiento y exilio forzado de periodistas, generando espacios de silencio en el país y vulnerando los principios fundamentales de una sociedad abierta, plural y democrática.

El incremento en las agresiones a periodistas refleja un número de quejas presentadas ante la CNDH, ya que en los últimos tres años se recibieron 96 en 2014; 80 en 2015; 98 en 2016, y 77 en lo que va de este año.

En lo que respecta a los homicidios de periodistas han ido en aumento desde el año 2000, en que se presentaron 4 de esos crímenes, con un incremento en los años 2006 y 2008 con 10 asesinatos, respectivamente, mientras que en los años 2009 y 2015 se dio un nuevo repunte con 12 homicidios cada uno y, por desgracia, 2016 se convirtió en el año más letal para los periodistas, con 13 homicidios registrados.

En lo que va de 2017 ya se han perpetrado 10 homicidios de comunicadoras y comunicadores en distintas entidades federativas, lo que indica que la violencia contra la prensa no cesa, sino que se incrementa a grandes pasos.

Actualmente México ocupa el primer lugar en peligrosidad para ejercer el periodismo en Latinoamérica y el segundo sitio a nivel mundial, sólo detrás de Irak, y sostuvo que en nuestro país reinan la impunidad y la corrupción, y es necesario investigar a fondo los ataques, y en las indagatorias, autoridades y sociedad no deben dirigir los reflectores sólo a factores superficiales sino llegar hasta las últimas consecuencias.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*