Consejo Consultivo de la CNDH condena, se solidariza y exige un alto a la violencia electoral

120

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., 14 de mayo del 2018., La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), manifestó que de acuerdo en el contexto del proceso electoral que actualmente se desarrolla en México y ante los diversos hechos de violencia que se han presentado en los ultimas semanas en donde se han hecho evidentes una serie de ataques verbales en contra de los simpatizantes de partidos políticos y aspirantes a cargos de elección popular, situación que ha llegado a agresiones físicas que han ocasionado lesiones de leves a la perdida de vida por ese motivo el Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) no solo reprueba y condena todo acto de violencia, sino que expresa su solidaridad con las victimas de los mismos.

Asimismo, demanda de las autoridades competentes el que investiguen de manera pronta, objetiva e integral los delitos que se hubiesen cometido, a efecto de que los responsables sean sancionados y estos hechos no queden impunes.

Reitera que un elemento esencial de la democracia es el respeto a la dignidad y derechos de los adversarios, de las minorías y las oposiciones. El intercambio vigoroso de ideas y propuestas en beneficio del país no puede llevar, bajo ningún motivo, a que se incurra en agresiones y se ejerza violencia bajo una pretendida justificación de índole política o ideológica.

Enfatiza que nada afecta más a los procesos democráticos, que los mismos se realicen en un entorno de violencia, polarización e intolerancia, en tanto que el miedo y la incertidumbre que tales factores generan, imposibilitan el ejercicio pleno, libre e informado de los derechos que asisten a las personas.

Este Consejo Consultivo recuerda que, como lo ha señalado el Ombudsperson nacional en reiteradas ocasiones, es preciso prevenir y combatir los discursos de odio en todas sus formas de expresión y alcances, ya que los mismos llevan implícita la negación de la dignidad inherente a todas las personas y propicia posturas extremas y radicales que, en el caso de los ejercicios democráticos, convierten al adversario en enemigo y transforman el diálogo y debate en confrontación.

En este sentido, formula un respetuoso exhorto a los actores involucrados en el proceso electoral, en particular a los líderes de los institutos políticos y grupos que participan en el mismo, para que asuman un compromiso a favor de la legalidad y el respeto de los derechos humanos y, con plena responsabilidad del papel que desempeñan y la trascendencia que tiene preservar la democracia para el país, desincentiven y prevengan entre sus simpatizantes y seguidores la realización de actos violentos de cualquier índole y por cualquier medio.

 Asimismo, solicita a las autoridades de los distintos órdenes y niveles de gobierno que, en el ámbito de sus atribuciones y sin que ello interfiera en modo alguno con el debido desarrollo del proceso electoral en curso, adopten las medidas necesarias para garantizar la seguridad e integridad de quienes aspiran a un cargo de elección popular y refuercen las acciones para propiciar que el referido proceso se lleve a cabo de manera segura y pacífica.

La etapa del proceso electoral que actualmente se desarrolla, debe servir para realizar propuestas de cara al próximo período de gobierno, contrastar ideas y ofrecer alternativas tendientes a continuar fortaleciendo al Estado Democrático de Derecho a través del reconocimiento y respeto de los derechos humanos, considerando la progresividad de los mismos, por lo que, de forma respetuosa, realiza un llamado a los diversos actores que directamente participan en la misma, a considerar los derechos fundamentales como eje fundamental de las distintas plataformas electorales.

El Consejo Consultivo reitera que México cuenta con un sistema democrático y legal en el que lo importante son las instituciones, las leyes que nos hemos dado, así como la autonomía e independencia de los distintos Poderes y órganos constitucionales, todo lo cual debe seguir siendo vigente con independencia de las personas o grupos que se vean favorecidos por el voto mayoritario de la población en las elecciones. Cualquier proyecto de Nación, si aspira a ser legítimo y viable, debe tomar como premisa el respeto irrestricto a la legalidad y a los derechos y libertades de las personas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*