A levantarse de las cenizas

36

Aficionados y Fanáticos al “Rey de los Deportes”: Hace apenas 29 meses, los Mets de Nueva York perdían la Serie Mundial en casa ante los Reales de Kansas City, pero el mundo del Beisbol hablaba de lo lejos que estos Metropolitanos podrían llegar, de cuántas veces más alcanzarían el Clásico de Otoño y de los títulos de campeón que podrían llegar a acumular en las próximas temporadas. La juventud y la calidad de la rotación de abridores del equipo daba para pensar que aun con jugadores mediocres en la alineación, los de Queens estaban para cosas grandes.

El bullpen no se salvó, y el gran cerrador del equipo, Jeurys Familia, pasó por un bochornoso año de lesiones y suspensión.

Los jugadores de posición, igual que ha venido sucediendo con el equipo desde hace varias temporadas, tampoco estuvieron sanos. Yoenis Céspedes jugó solo en 81 juegos, y también dijeron presente en la lista de lesionados Asdrúbal Cabrera, Juan Lagares, Michael Conforto, Brandon Nimmo y…, mejor aquí le paramos porque se nos acaba la columna.

Llegó el momento en el que Sandy Alderson, gerente general del equipo, reconoció abiertamente que sus políticas de manejar las lesiones estaban equivocadas (necesitó casi 8 años para notarlo), pero en concreto nada pasó.

Hoy se espera que con Mickey Callaway como el nuevo mánager la situación cambie. La relación con Terry Collins ya estaba desgastada, el clubhouse dividido, David Wright semi retirado, Matt Harvey haciendo su santa voluntad igual que otras estrellas del equipo, y la afición…. envidiando a los Yankees.

La nueva era incluye la contratación de Adrián González, que sin duda podrá aportar a la ofensiva si lo dejan las molestias en la espalda, factor que definirá también si el “Titán” vive su última temporada en Grandes Ligas o decide continuar. Amed Rosario será titular indiscutible todos los días lo mismo que Michael Conforto. Yoenis Céspedes seguirá siendo el encargado de cargar la ofensiva del equipo, y pueden venir muchas variables más. Pero si los Mets no ponen disciplina en casa, si continúan viendo como sus peloteros se dedican más al golf que al béisbol sin hacer nada, esa gran generación de lanzadores será desperdiciada, sin haber regresado a su equipo a una Serie Mundial.

¡No hay nada mejor!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*