La complicidad entre policías y narcos el detonante de desapariciones de jóvenes en la Sierra Tarahumara

72

 

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., 27 de junio del 2017.- El incremento de personas desaparecidas principalmente en la zona serrana, corresponde a que Chihuahua es un “Estado fallido y de ingobernabilidad” en la cual la federación no se ha hecho responsable, así lo externó la fundadora de “Justicia para Nuestras Hijas”, Norma Ledezma Ortega.

La crisis por la que pasa Chihuahua en materia de desapariciones va estrechamente relacionada con el crimen organizado, ante la cual el Estado “no se encuentra preparado para hacerle frente”, por lo que es indispensable que la Procuraduría General de la República (PGR), se haga responsable y tome cartas en el asunto, dijo.

Ledezma Ortega destacó es necesario que alguien externo venga a investigar, precisamente por la complicidad que impera en toda esta estructura de seguridad en la entidad, principalmente en la zona serrana en donde los cuerpos policiacos del orden municipal se encuentran coludidos con el crimen organizado, situación que complica tanto las denuncias de desapariciones como las investigaciones de los casos.

En las intervenciones que realiza la PGR luego de que se hace la denuncia es buscar los “elementos para declinar” la investigación, es decir, la federación “no quieren tomar su responsabilidad de lo que le corresponde”, ya que lo que ocurre en Chihuahua es “crimen organizado” y este no es local porque en él se da comercio de droga, trata de personas, entre muchos delitos, sin embargo, se le deja todo al Estado y este con lo que tiene hace y a eso le agregamos que los elementos de las policías “hacen sus compadrazgos” en donde no solamente se vende el policía por un fajo de dinero, sino por su propia seguridad, expresó.

Es en este contexto de inseguridad en donde el crimen organizado ha extendido sus tentáculos todo esto a través del miedo y de la ingobernabilidad y donde las autoridades se han visto rebasadas por el número de personas entre mujeres y hombres, principalmente en la zona occidente que han sido sustraídas de sus hogares, dejando con ello un hueco en sus familias.

Lamentablemente muchos de los casos de desapariciones “no son denunciadas” o bien sólo se da el reporte, pero no el seguimiento a su caso, esto debido a que las policías principalmente las municipales se encuentran “coludidas” con los integrantes del crimen organizado, así lo externó Norma Ledezma Ortega fundadora de la organización Civil “Justicia para Nuestras Hijas”.

Ledezma Ortega detalló que la desaparición de jovencitas en la zona serrana se desarrolla en medio de un panorama muy similar al ocurrido tiempo atrás en el Valle de Juárez, es así como se suscita en la Sierra Tarahumara la réplica de un fenómeno en el que prevalece el miedo.

En la Sierra Tarahumara quien priva la mayoría de las veces de las jovencitas son los “personajes con poder económico a quien les gusta la joven, le dicen al papá, esta es mía y se la llevaban, es lo mismo que está pasando aquí”.

Tenemos bien acreditado que a los tipos que les gustaba la niña de 14 años llegan y se las llevaban, por lo que datos concretos estadísticamente hablando no se tienen las cifras, solo las historias, esto porque a raíz del miedo no hay denuncias, aseveró la activista.

Ledezma Ortega señaló categóricamente que la raíz del temor nace debido a que existe una “coalición” entre policías y los mismos narcos, entonces a donde van a denunciar las familias cuyas hijas fueron sustraídas, entonces definitivamente existe esta problemática la cual es mucho más grave de la que se tiene o se ventila dentro de las estadísticas oficiales en la Fiscalía General del Estado de Chihuahua.

El crimen organizado tiene el control de la Sierra Tarahumara y estamos en un “Estado de derecho fallido”, lo reitero por enésima ocasión, en el caso de las desapariciones forzadas que ocurren en la Sierra Tarahumara es más complicado hacer un reporte por la ausencia de su hija, esto debido a que en las comunidades no existe realmente a donde acudir y si lo hacen, de inmediato los “malos” se dan cuenta y de inmediato la familia es amenazada, esto por la infiltración del narco en los cuerpos policiacos.

En el caso de las grandes ciudades las cosas son diferentes, aquí se puede acudir a un edificio, a la FGE pero en la Sierra Tarahumara al entrar de inmediato los van a relacionar, tal es el caso de “Laura Karina” desaparecida en Álvaro Obregón cuyo caso llegó a Justicia para Nuestras Hijas el viernes, su asunto no cuenta con carpeta de investigación solo existe su reporte, por lo que fue radicado a Cuauhtémoc. Porque en el poblado que es más chico “no iban a trabajar” es decir, no la iban a busca.

Laura Karina fue sustraída de una plaza en la localidad de Álvaro Obregón presuntamente por unos sicarios, en el caso de esta joven se solicitó la intervención de la Policía Estatal, por tener acreditada una “coalición” entre elementos municipales con el crimen organizado.

Los municipios serranos que a decir de Justicia para Nuestras Hijas se tiene el antecedente de estar corrompidos por el crimen organizado se encuentran Madera, Largo Maderal, Janos, entre otros en donde ya la Policía Estatal se encuentra operando.

Otro caso reciente muy similar en cuanto a desaparición forzada se suscitó en el Largo Maderal, en donde una familia interpuso una denuncia en enero, no obstante, transcurrieron los meses hasta llegar el mes de abril y todavía es hora de que no existe la carpeta de investigación donde se busca a esta persona, esto denota apatía y la participación de ellos mismos, es decir de la autoridad en estos hechos.

Un caso similar ocurrió en Ojinaga donde 14 jóvenes fueron levantados y el reporte de su desaparición no existe, no hay nada, todos tienen miedo, es decir ya no solo se habla de la Sierra Tarahumara, sino que este fenómeno se ha extendido por todos lados, dijo Ledezma Ortega.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*